domingo, 10 de mayo de 2009

Y tú, ¿Quién eres?








Un amigo anónimo me ha pedido que identifique a los niños que cursaron conmigo párvulo con la madre Ger. Gertrudis Campa del Niño Dios era su nombre de religiosa. Perteneció a la "Familia de Corde Jesu" que fue fundada en Irapuato por la Srita. Josefa Brijida de Jesús Vargas Galeana, quien tomó el nombre de María Magdalena de la Reparación.

La "Familia del Sagrado Corazón de Jesús" abrió las puertas del "Colegio Irapuatense" y años después, las del "Colegio Gabino Chávez" de Pueblo Nuevo, segundo de la congregación. La casa en donde actualmente es el Colegio de Pueblo Nuevo, fué donada por la Sra. Doña Eulalia Magdaleno, esposa de Don Santiago Diosdado, uno de los héroes y defensores de la batalla del dos de octubre en Pueblo Nuevo.

La "Casa de las madres" perteneció a la "Madre Concha". Ma. de la Concepción Ramos Pérez, (parienta de mi abuela) quien fué religiosa creo que en Morelia. Dejó el habito y continuó una vida de paz y tranquilidad en el pueblo. Cuentan que mucho antes de morir, donó absolutamente todo lo que en tierra poseía, incluyendo su ropa. Cuando falleció, no tenían ropa con que vestirla. La casa la donó a la "Familia de Corde Jesu", les apuesto que las monjas actuales ni de ella se acuerdan.

Al fondo de la foto, se ve el pirul del patio del colegio. Era un árbol de tremendas dimensiones, o eso era lo que a mi me parecía, tenía un tronco tan grueso y se veía altísimo. Creo que ésta parte del colegio era el corral de la casa. También había en el patio antigüo de la casa. El patio consistía en una arquería de cantera con portales y lo que fueron las recámaras de los habitantes de esa casa. Nosotros estabamos y siempre fué el salón de párvulo, el de la entrada a la derecha. El salón de la izquierda era la oficina de la directora. En el centro del patio, había unos naranjos de naranja agria, un limonero, de los cuales siempre nos ponía la madre Ger a recolectar los azahares que habían caído al suelo. Creo que hacía una infusión de té o algo así o como remedio. Una pila que siempre estaba llena de agua y tenía pecesillos diminutos. Además, siempre estubo llena de "maromeros", no crean que de los que hacen piruetas en el circo, no, les llamamos maromeros a la larva de los moscos que crecen en sus primeros estados de vida, en el agua. El agua se usaba para la limpieza de los salones de clase.

No recuerdo el nombre de todos los niños. Pero trataré de recordarlos, claro, si alguien que leé ésto y sabe quienes son, díganmelo para completar sus nombres.

Las otras dos niñas me parece que una es Sofi la interna y luego Leticia Aguirre Hernández y terminamos la fila con la morena, Ma Guadalupe González Celio hermana de Rubén González. Los más pequeños en edad estamos en la última fila.

En la primer fila de arriba para abajo y de izquierda a derecha está Coleta Alvara, le Lupe Celio Arceo. Luego está Ma. de la Luz García Ramos (Malú). El niño que sigue es Francisco Guevara. El siguiente niño no se quien es. Luego está Rubén González Celio, quien sigue no se quien es. Enseguida está Martín Villanueva Gallardo.

En la siguiente fila se encuentra mi muy querida y siempre adorada Ma. Isabel Gema Mota Huerta, RIP. Le sigue Rocío González Ramos, luego esta Ma. de la Paz Ramos Aguirre, enseguida Ma. Soledad Vela García, continuamos con Ma. Candelaria Laguna, sigue Angélica Díaz Quiroz muy junta de Ma Concepción Razo Otero, luego está Verónica Solís López, creo. La que sigue me parece que es Sofi la interna y Leticia Aguirre Hernández y terminamos esa fila con la morena, Ma Guadalupe González Celio hermana de Rubén González. Aunque me parece que faltan niños porque estuvieron en párvulo con nosotros, Lolita Fonseca, Pati García Saldaña y Chelito mi hermana.

Los más pequeños en edad estamos en la última fila. Desafortunadamente no se quien es el primero de la fila pero el segundo es "Pepe Mota" en realidad José Aguilar Mota, sigue "Velita", Martín Vela Barreto, continuamos con "Pepe" José Ramírez Saldaña sosteniendo el escudo que más bien parece solo un letrero. El niño que le sigue no se quien es. Continuamos con su servidor, José Alfredo Medina González, luego junto a mí, Mario González Sandoval, enseguida José de Jesús Ramos Aguirre y finalmente Manuel González Ramos. Me parece que alguno de esos podrían ser Jesús "el pachiche" Jesús Bernal Acosta y su hermano "la chata" están en el grupo y no los reconozco.

La madre "Ger" en mi parecer era estricta. Yo no quería ir al colegio porque sentía mucha angustia y miedo. Me figuro que muchos niños sienten eso. Ella cargaba un lazo enorme con el nudo más grande que jamás haya visto. Ese mecate era el arma de tortura que usaba contra nosotros. También tenía una enorme vara además de la regla que siempre azotaba contra los mesa-bancos. ¡Nos daba de sustos! Era la educación antigua, aprender a punta de golpes. A mi en lo particular no me dio muchos que recuerde, debió ser porque era buen estudiante o me tenía amedrentado. Mi primer abecedario o alfabeto fué hecho en letra manuscrita y aprendí a escribir en manuscrita, luego ya en tercer año se nos enseño a escribir en "letra de molde". Decía la madre Ger al enseñarnos la A, -"es una semillita con un ganchito", la u era la cuerda donde uno saltaba. Y así las vocales tenían su forma de ser y de sonar.

Claramente recuerdo sus enseñanzas. Al comenzar el día, lo primero que hacíamos era rezar un Padre Nuestro, un Ave María y un Dios te Salve que todos coreábamos: Dios te salve, reina y madre, madre de misericordia, esperanza nuestra... Gratos y angustiosos recuerdos. Ibamos a clase dos veces al día. Por la mañana y luego por la tarde.

La última vez que estuve en México, me encontré entre mis tiliches, el primer libro que tuve en párvulo del autor y pedagógo, Gregorio Torres Quintero. Es un librito que enseña a leer y a escribir fonéticamente, o sea, con sonidos o onomatopéyicos. Mi abuelo anotó mi nombre en la parte interior de la pasta. Yo traté de copiarlo. Gratos recuerdos me trae el volver a ver tan significativo recuerdo. Lo he copiado digitalmente para deleite de ustedes. Disfrútenlo.

Como Post Data, me acabo de enterar quien es mi amigo anónimo, se trata del por todos conocido "Tavo" Ramírez. Basilio Gustavo Ramírez Fonseca hijo del "charro". Saludos Tavo y felíz viaje al pueblo.















4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola que bonito libro, yo tenía uno parecido, que se llamaba el "Libro Mágico".

Saludos.
Erica

Anónimo dijo...

Voy leyendo desde el inicio para atrás y cuando deja el tiempo, me gusto también esto último que leí, creo que tienes muchas dotes para escribir, te quisiera pedir una colaboración si tu aceptas, te dejo mi dirección de hotmail y mess por si decides saber de qué se trata: ad_hoc_g@hotmail.com

Soy Gloria (me encantaria borrases este comentario con mi dirección, gracias.)

Lupita dijo...

OMG..y yo crei que fui la unica jajajaja

Yo tb fui al colegio con la Madre Ger,pero asi como tu,me llanaba de angustia de asistir a sus clases,me escapaba e incluso me enferme seriamente..por lo que mi papa decidio no mandareme mas al Colegio y segui el Kinder con Lucit,,la esposa de Chicho Gonzalez,que daba clases en casa de su Tia Castula Alvara,y ademas convenientemente cerca ya eramos vecinas.
Saludos.

Alfredo dijo...

Ja, Lupita, ¡Para nada! Yo creo que a todos los niños nos pasa lo mismo cuando entramos a un salón de clases. Es traumático para muchos aunque el tiempo y las nuevas amistades alivian esa angustia. Recuerda ahora, ¿Angustia a qué? ¿A lo que ibamos ha hacer? ¿A los compañeros? ¿A la madre Ger? o ¿A nosotros mismos? Por falta de confianza en tan temprana edad. Yo creo que era lo último porque con el tiempo, a mi se me quitó tanto susto aunque venían los de la madre Lupe y luego la madre Dionicia y del profesor Guerrero y de la maestra Hortencia y del profesor José "Vivoritas". Es angustia a lo desconocido que hasta nos hace terminar el la cama, enfermos.

Saludos cordiales Lupita,

Alfredo.