viernes, 28 de mayo de 2010

Don Germán Ramos Solís, Pueblo Nuevo, Guanajuato México.




En un día como hoy, pero de mil ochocientos sesenta y séis, nació en Pueblo Nuevo Guanajuato, mi bisabuelo materno y padre de mi abuela Antonia Ramos, Don Germán Ramos Solís. Hijo de Don Calixto Ramos Negrete y Ma. de Jesús Solís. Él tuvo un hermano mayor, Don Juan Ramos que fué presbítero de profesión y cuatro medios hermanos del segundo matrimonio de su padre, José, Jesús, María del Carmen y María Antonia Ramos Arroyo. Éstos últimos hermanos emigraron a Tucson Arizona en EE.UU. en los años treinta del siglo pasado y hemos perdido contacto total con ellos y sus descendientes. 

Su madre, Doña María de Jesús Solís murió cuando era mi bisabuelo un infante y como era común en esas épocas en que no había médicos ni la medicina estaba tan avanzada como lo esta ahora. Total selección natural de los humanos si hablamos en términos de sobrevivencia natural. Él vivió y fue criado con sus tíos hermanos de su padre. Don Nicolás Ramos y sus tías María Isabel de la Trinidad y María Concepción de la Trinidad Ramos Negrete porque su padre volvió a formar otra familia al quedarse viudo muy jóven. El tío Nicolás Ramos era viudo también y las tías eran solteronas y así murieron. La casa del tío Nicolás eras las actuales casas en donde ahora vive la maestra Josefina Ramírez González y Rosita Gallardo Vela en la calle de Morelos y que en esa época, era una sola casa y en la actualidad ha sido dividida como se han dividido la mayor parte de las fincas urbanas en el pueblo. 

Entre las travesuras que él hacía y que él le contaba a mi abuela y por su parte ella nos contaba a nosotros, nos acordamos de varias veces en que el tío Nicolás se le había "ido" (quiero decir caído) o soltado el balde o cubeta al fondo del pozo de la casa. Supuestamente en el patio de la casa existió un pozo y un gran mezquite con colmenares bajo la sombra del gran árbol como era lo común en esa época del pueblo. El tal tío Nicolás amarraba una soga o reata del tronco del mezquite y bajaba al fondo del pozo a sacar el balde u olla de barro. Mi bisabuelo, al ver la oportunidad de hacer la travesura y cuando su tío iba bajando al fondo del pozo, desamarraba la soga y "patas pa' cuando son" a correr se ha dicho y zaz, hasta el fondo del pozo iba a caer el pobre tío Nicolás. Al escuchar la conmoción y el alboroto en el patio de la casa, salían las hermanas del tío Nico a ver lo que había sucedido y le decían: "¡Ay Nicolás tan pendejo, otra vez no supiste amarrar la reata". Supuestamente los tíos jamás se enteraron que era el sobrino el que le hacía tanta travesura no solo a su tío, porque con ellas también se divirtió haciéndoles maldades como el ponerles alguna piedra a la olla del puchero.

Mi bisabuelo era en su infancia y aparte de asistir a aprender a leer y a escribir con gente que sabía hacerlo, un "chivero", si, un pastorcillo de cabras. En esa época no existían escuelas públicas ni privadas en el pueblo y asistió al Seminario Diocesano de León en sus primeros años de enseñanza de la institución. No sabemos hasta que grado cursó ni quiso nunca cursar la carrera eclesiástica pero, de que era una presona preparada, astuta, inteligente y culta, si lo fué. 

Regresó a Pueblo Nuevo y trabajó como administrador de la tienda de los padres y abuelos Mota Gallardo de quien sería su esposa. La Señora Antonia Rivera Mota. Años después se casó con ella y procrearon cuatro hijos. De ellos solamente vivieron tres, dos hombres, Ramón, Salvador y Antonia Ramos Rivera, mi abuela. Una de las niñas falleció a muy temprana edad como era frecuente en esa época. Mi bisabuela murió cuando mi abuela tenía solamente dos meses y medio de vida y es un milagro que haya vivido para ser nuestra gran abuela. Ella, Antonia Ramos Rivera fué la única de la primer familia de Don Germán que procreó cuatro hijos con J. Jesús González Solís. Procrearon a Ma. del Consuelo, mi madre, a Salvador, J. Jesús y María Guadalupe González Ramos. Tres de ellos con familia y mi madre la mayor de ellos.

Al morir su primer esposa y unos doce años después de ese suceso, se volvió a casar con María de Jesús López Villanueva. Mi abuela nos contaba que la ceremonia se celebró a puerta cerrada con cierto número de invitados y fungieron como padrinos, Don Palemón Ramos Gallardo y la Srita. Martina Ramos Gallardo, sobrinos ambos de él y tíos de mi bisabuela Antonia Rivera Mota.

Con su segunda esposa Ma. de Jesús López Villanueva procrearon cuatro hijos de los cuales vivieron solo dos. Mi tía Cristina (Titi) y tío Germán. La tía Lola Ramos y el primer Germán murieron de niños. Ambos tíos emigraron a los EE.UU. y esa rama de la familia se ha quedado en ésta nación. Mi tía Titi a su vez procreó tres hijos, Ima, Rubén e Ivonne y mi tío Germán a Jaime, María Cristina, María Dolores, Germán hijo, qepd. Raúl, Lilia, María de Lourdes, Rafael, Patricia, Jesús Gabriel, Roberto y Gerardo. Todos ellos radican en California y recientemente hemos tenido contacto con los tíos Ima, Rubén y Cristinita Ramos. 

Aparte de éstos matrimonios, también procreó a otro chico llamado Jesús Ramos con una bella señora llamada Alejandra González de San Guillermo. Éste señor tío Jesús nuestro, emigró a la ciudad de Tijuana y también tuvo séis o siete niños con la señora Lola Villanueva Villaseñor originaria también de Pueblo Nuevo y hermana de Don José Villanueva Villaseñor, "Don Pepe" y de Mariquita Villanueva. Mi abuela nos contaba que cuando él iba de visita al pueblo, él, su hermano Jesús la visitaba y ella se sentía tan querida como si hubieran crecido juntos. Nunca tuvo su medio hermano ni gota de envidia en contra de ellos que eran los supuestos "hijos legítimos" y que recibieron la gran fortuna que su padre les dejó. De éstos niños del tío Jesús Ramos y Lola Villanueva, la cuarta o quinta niña llamada Ma. de Jesús Ramos Villanueva, tuvo éxito como cantante de opera y adoptó el nombre artístico de "Estela Milán". Ella, Ma. de Jesús Ramos Villanueva y Alfonso Contreras son los padres de María Guadalupe Contreras Ramos. La mejor conocida "Lupita D'Alessio". 

Hace unos años, viendo unos capítulos de una telenovela por la tele, ví a un muchacho el protagonista de la telenovela que se me figuró mucho a mi bisabuelo, con oyo en la barba y muy bien parecido. Pensé, él parecería que es hijo de mi bisabuelo. Después me enteré que él es el hijo de Lupita D'Alessio, Ernesto.







Como a muchos artístas de la la actualidad, la prensa se ha encargado de hacer amarillista la vida de Lupita D'Alessio y hacernos creer que viven una vida de escándalo y malos ejemplos. Les apuesto y aseguro que viven una vida con una agenda repleta de cosas que hacer y miles de compromisos pero, son como todos los humanos, tienen alegrías y tristezas, como todos. No todo lo que se leé en la prensa escrita es cierto, ni lo que se ve en la televisión es verdadero y daña la moral de los artístas.

A Lupita no la conocemos ni a los tíos de Lupita hermanos de su madre, ni tampoco a sus hijos. Como ellos emigraron a la Baja California y sucedió que la distancia nos separó. Hemos perdido contacto con ellos. Don "Pepe", José Villanueva Villaseñor y Mariquita Villanueva, RIP tíos de Lupita nos contaban de ellos. Don Pepe vivía en Pico Rivera, California, desafortunadamente él y Mariquita han muerto y su hija Hortencia, solo fué a vender la casa de la familia al pueblo y se despidió para siempre de Pueblo Nuevo y del pueblo que sus antepasados habitaron por muchos años y muchas generaciones. 













Estela Milán y Lupita D'Alessio.
Ma. de Jesús Ramos Villanueva y Ma. Guadalupe Contreras Ramos.



Mi bisabuelo hizo gran fortuna en su vida después de no tener nada. Fué un gran emprendedor. Logró tener su propia tienda llamada 
"La Plata", que estuvo ubicada originalmente en la esquina de las calles de Morelos y Francisco I. Madero. La casa era lo que ahora son tres casas. La licorería, la casa de Antonio Ramos chico, y la casa de Armando Ramos Sandoval. Esa casa perteneció a su prima hermana de mi bisabuelo, hija de una hermana de su padre, Ma. Ana Ramos Negrete; Agustina Villanueva Ramos, la dueña de la Hacienda de "El Sáuz de la Purísima Consepción" y luego él fué él fué el propietario de tal lugar. Tuvo y era el boticario de la "Botica Ramos" y fué también el administrador de los Correos de Pueblo Nuevo por más de treinta años. Inaguró, y emprendió la primer y única "Gran Fábrica de Cigarros La Plata" en donde además de fabricar cigarrillos, se fabricaba el cigarro puro que naturalmente enrrollaban los cigarreros. El tabaco era traído hasta Salamanca desde Veracrúz e importado de Cuba. La Gran Fábrica de Cigarros La Plata estuvo ubicada en donde ahora es la forrajera "Cienfuegos" de Aníbal Aguilera que era una de las salidas de la casa principal, toda una hazaña.







Además de la elaboración de muchos otros productos y dulces regionales, elaboraban vino de mesa. Tres tipos eran los que se producían. La producción de vino de membrillo, vino de anís y vino de (no recuerdo cual). Vendía también vino tinto de barrica importado de España, Jeréz, vino de consagrar, aceitunas, quesos de la región y quesos en conserva además de muchos de los productos que una tienda podría tener y surtir en esa época.

En esa época se comenzó con la crianza y engorda de cerdos. Cerdos que se utilizaban para la producción principalmente de manteca. Era Don Germán Ramos, la primer persona que se dedicó a ello. Supuestamente eran engordados a tal grado, que casi les arrastraban las barrigas a los cerdos. ¡Imagínense ver a un animal tan panzón! Supuestamente en la época de calor, los animales se comenzaban a ahogar de lo gordo que eran. Contaban que "Cunino", Secundino era su nombre del Sr. que se encargaba de los animales, les rociába agua fresca y los soplaba con una "abentador" o avanico, para que los cerdos no se ahogaran. A los cerdos los alimentaban con garbanzo por séis meses y luego con maíz los últimos meses de su crianza, creo, que porque pudiera ser que los alimentaran un año con cada grano. Eran después llevados a Irapuato o a Salamanca a ser vendidos. Solo me imagino el trabajo que debió ser el solo llevarlos a otra ciudad. Seguramente lo hacía en carros de mulas o bueyes.

En fin que son anécdotas de lo que escuché en casa de mi abula y que lo son como las que todas las familias me figuro tienen y platican entre ellos. Algunas no tan interesantes y otras más que éstas. Es muy bonito recordar de donde provenimos y así, sentirnos orgullosos de nuestro pasado no vivido. Aunque no conocimos a Don Germán Ramos Solís, aún nos acordamos de él, ha sido una gran influencia para nosotros, descansa en paz papá Germán.




                   Éste documento, lo encontré entre uno de los libros de medicina de Don Germán Ramos, es importante no botar las cosas que nuestros antepasados dejaron, si no hubieramos dado importancia a sus cosas, jamás nos hubieramos enterado de tan significativo documento.

en mil ochocientos sesenta y séis, a veintiocho de mayo día lunes, a las diéz del día nació José Germán Trinidad del Sagrado Corazón de Jesús y en el mismo día fué bautizado a las nueve de la noche por el Reverendo Padre Fray Angel Manuel Gasca. Y fueron sus padrinos Don Pedro Gallardo y Doña Eugenia Arroyo su esposa.


Luego un año después escribe su padre Don Calixto Ramos Negrete a lápiz lo siguiente:
Y en sesenta y siete fué confirmado por el Señor Obispo Sollano, (Dr. José María de Jesús Díez de Sollano y Dávalos, primer Obispo de León) en el mes de diciembre y fué su padrino el Padre Gasca, (Fray Angel Manuel Gasca de la Orden de San Agustín de Salamanca y último fraile en el pueblo que perteneció al Obispado de Michoacán).

domingo, 23 de mayo de 2010

Morchella esculenta, la cazería






Hoy, fuímos otra vez al bosque en pos del alusivo colmenilla, el hongo morchella esculenta o colmenilla negra. Una de las setas de mejor sabor entre las setas comestibles y muy apreciado en la gastronomía mundial. En ésta ocación, llevamos de compañía a dos amigos, Heather y Jarret. Esposos que jamás han experimentado lo que es una cazería o recolección de hongos.






Primero, encontramos dos hermosos ejemplares y luego, por mucho rato, yo encontré veinte y Heather solo dos pequeñititititititos, nos daba risa el tamaño de los que ella recolectó porque parecían diminutas nueces. Finalmente Jerry nos pegó un grito para avisarnos su retorno. Le hemos preguntado por su suerte y vaya suerte. El recolectó más de sesenta hermosísimos ejemplares gigantescos de colmenillas. ¡Cuánto gusto nos dió! Aunque también pronto volvimos a nuestra triste realidad. Él los recolectó, nosotros no y debíamos seguir en nuestra búsqueda. Le pedímos a Jerry que nos llevara al sitio en donde él encontró su botín de colmenillas. Quizá hubiera no haber visto algunos. Cruzamos un arroyuelo y seguimos un antigüo camino en desuso. Al poco rato, nos llama para mostrarnos un manchón de hermosísimos ejemplares que acababa de encontrar y que con los brazos abiertos, nos dejaba recolectar. Un muy, muy noble gesto de su parte, gracias Jerry. Pero es que, ¡No dabamos crédito a lo que veíamos! Pareciera que vivíamos un cuento infantil viviente. ¡Por doquier veíamos colmenillas! Algunas de gran tamaño, otras en grupo, otra solitaria, alguna escondida entre las agujas de los pinos. Fué realmente como vivir una fantasía. Al terminar y después de aproximadamente unas dos horas, teníamos con nosotros tres grandes canastas repletas de los mejores ejemplares de colmenillas, podríamos regresar a casa retecontentos.






Terminamos la faéna de diversión con un almuerzo de pan francés, queso brie, salami, jamón, (ojalá hubiera sido jamón serrano) jitomate, cebolla, lechuga, mayonesa McCormick mexicana, mostaza de la gray poupon y chiles en vinagre. Delicioso. La verdad es que cuando uno sale al campo, los alimentos tienen un sabor más entero por así expresarme. Todo tiene un sabor increíble y con la satisfacción de haber encontrado tan hermoso botín, es aún más satisfactorio. No puedo esperar en volver en la busca del morchella esculenta, morchella deliciosa o del morchella elata que florecen en los bellísimos bosques del Noroeste de los EE.UU.

jueves, 20 de mayo de 2010

Sorpresa me he llevado





Hoy, al dar de comer a mis canarios timbrados que cantan mucho mejor que Julio Iglesias, me he sorprendido al ver que una pareja, se alimentaba de más por así decirlo. Me sorprendió un poco pero cual a sido mi sorpresa que al fijarme en el nido, tienen un polluelo de unos séis días o quizá siete. Por poco no puedo anillarlo. El polluelo ya está emplumandose y con los ojos abiertos. No me sorprende tanto el hecho de que tengan polluelos, me sorprende porque la madre es coja. El año pasado se atoró de la jaula y desafortunadamente perdió la pata. La perdió arriba de la rodilla si se le puede llamar así a la parte en donde dobla la pata. Me dió tanto pesar y pensé que nunca podría volver a tener polluelos y sin embargo, me sorprende con uno. El esfuerzo que debe ser para esos canarios el alimentarlo. Más fue mi pena porque en época de cría, necesitan todo tipo de alimentación que alimente a los polluelos y yo solo los tenía con semillas. Inmediatamente me he puesto cocerles un huevo y a lavar lechuga para que alimenten a su cría. Pobres timbrados y con la alegría que cantan en ésta temporada.


Fuí de cazería de Meleagris gallopavo









Volver de cazería al uno de los desiertos del Noroeste de los EE. UU. un mes después de haber dado comienzo la cazería de pavos o guajolotes es drasticamente diferente. Me refiero a la temperatura de la zona desértica. El pasto, jaras, artemisas, (no crean que la Diosa de la cazería de la mitología griega) me refiero a la planta más común de ese desierto. Todos los pocos árboles que existen allí, se encuentran completamente coronados de hojas y el calor, insoportable. Aunque estuve allí tres días, dos de ellos no estuvo tan mal en clima porque nubló y llovió. Eso nos calló de maravilla en tan caluroso ambiente. Me fuí de cazería en cuatro ocaciones y por aproximadamente cuatro horas cada vez. Creo que a los pavos se les ha disparado con demasía porque se les veía muy, muy alertos a cualquier movimiento y casi no los vimos. También, las hembras deben de estar ya en el nido empollando y los machos han perdido el interés en sexo y no responden a ningún tipo de llamado. Los pavos silvestres son muy diferentes en comportamiento a los de corral que son hasta "tontos". Los guajolotes silvestres son alertas y ven a uno parpadear a una distancia de ochenta metros. Si va uno a cazar pavos, se tiene que camuflagear de pies a cabeza.











Pues finalmente y después de cuatro intentos, decidimos mejor beber cerveza "red hood" y pasar la noche cotorreando sobre las nueve, nueve víboras de cascabel y un oso negro que nos encontramos. Medían las veiboras aproximadamente unos cuarenta y cinco centímetros de largas y sonaban el cascabel con tanta fuerza que hacen a uno temer andar por esos lugares. El oso negro tendría unos tres años de edad y también nos hizo temer un poco porque su curiosidad era mucha, ni con un disparo de la carabina se alejó de nosotros, mejor dejarlo en paz. Después de esa faena, decidimos descansar esa noche y volver a Seattle al día siguiente.











Ya de regreso y cerca del pueblo de Cle Ellum, decidimos ir a explorar el bosque de las cercanías en busca del alusivo colmenilla. Anduvimos de la Seca a la Meca y ya cuando casi decidíamos regresar a casa, nos hemos encontrado con tres bellísimos ejemplares de morchela esculenta, la colmenilla negra. Ni tardos ni peresosos nos decidimos ir a buscar algunos más ejemplares y terminamos la tarde con veinte ejemplares de muy buen tamaño.








Al día siguiente me he puesto a limpiarlos y a cocinarlos con un espagueti en una salsa estilo Alfredo y con pechuga de pollo. Deliciosos, ojalá estuvieran cerca para poder compartirlos con todos ustedes. Así terminó la cazería de meleagris gallopavo, guajolote o pavo común, con una deliciosa cena de recolección de colmenillas.
















martes, 11 de mayo de 2010

Como la canción de Mecano, ay que pesado.







Les juro que a veces me pasa como la canción de Mecano, me pongo muy pesado, sobre todo lo que dice el estribillo, "siempre pensando en el pasado y la vida esta esperando"... y aunque los recuerdos son mentiras, nos hacen volver a vivir. Eso es lo que me gusta de los recuerdos. Mecano, mi grupo musical favorito de todos los tiempos. Adoro a esos cabrones. Estuvieron en León una vez que estuve en El Bajío y por azares del destino, no puede asistir al concierto. Ahora Mecano ya no existe solo pensar en el recuerdo, no debemos pensárnoslo demasiado, je.

Ignacio Cano



Estribillo
Ay, que pesado, que pesado
Siempre pensando en el pasado
No te lo pienses demasiado
Que la vida esta esperando

Ay, que pesado, que pesado
Siempre pensando en el pasado
No te lo pienses demasiado
Que la vida esta esperando

Cuanto tiempo hace falta
Para que borres las heridas
Que te hiciste en el amor

Cuantas veces te he dicho
Que solo tu tienes la llave
Que abre y cierra el dolor

Mira que hemos hablado
Que los recuerdos son mentiras
Y que inundan la razón

Estribillo

Ay, que pesado, que pesado
Siempre pensando en el pasado
No te lo pienses demasiado
Que la vida esta esperando

Ay, que pesado, que pesado
Siempre pensando en el pasado
No te lo pienses demasiado
Que la vida esta esperando

No hay que esperar milagros
Porque tampoco los pedias
Cuando hiciste el amor

No debiste hacer planes
Tu no decides el futuro
Cuando se trata de dos

Mira que hemos hablado
Que los recuerdos son mentiras
Y que inundan la razón

Estribillo

Ay, que pesado, que pesado
Siempre pensando en el pasado
No te lo pienses demasiado
Que la vida esta esperando

Ay, que pesado, que pesado
Siempre pensando en el pasado
No te lo pienses demasiado
Que la vida esta esperando

Ay, que pesado, que pesado
Siempre pensando en el pasado

Ay, que pesado, que pesado

Ay, que pesado, que pesado.





lunes, 10 de mayo de 2010

Otro diéz de mayo

Mi madre, Ma. del Consuelo González Ramos.


Así es, es otro diéz de mayo sin mi madre. Es increíble como pasó el tiempo y nos hemos quedado sin ella. Aunque vive en mi pensamiento el no tenerla es doloroso. Tomé la bocina del teléfono para sentir la sensación de llamar al pueblo y pensar que quizá, me contestaría pero, no, solo contestó un mensaje que dice: "Ya sabes lo que tienes que hacer, deja tu mensaje y te contestaré cuando pueda, pip, pip, pip".

Descansa en paz mamá, te extraño mucho.

Alfredo.
La niña, Ma. del Consuelo González Ramos.