miércoles, 21 de enero de 2009

La República de EE UU estrena presidente



Ayer fue la inaguración del nuevo mandato del gobierno de los Estados Unidos. Así fué, con gran pompa y esplendor iniciamos nuevo gabinete de gobierno demócrata. La gente tiene grandes esperanzas en el mando de Barack Obama. Un hombre joven, audáz, astuto y con grandes sueños de mejorar la situación existente en éste país. He notado que en todos los medios de comunicación se refieren a Barack Obama como NEGRO. Barack Obama no es negro, es mulato. Recordemos que su madre es anglosajona. Ella es blanca y su padre negro. ¿Por qué no lo ven como blanco? En fin que nuestro nuevo presidente es un mulato. Es la combinación de dos razas, la caucasica con la negroide. Finalmente el origen de raza no tiene nada que ver con la personalidad ni la inteligencia de cualquier humano. Yo, afortunadamente, no veo colores en la gente.

Creo que todos los que vivimos en EE UU estamos cansados de una administración republicana de "derecha" muy pronunciada. Guerras y crisis económicas es lo que nos ha traído la administración de Bush. Aunque entiendo que no todo se le debe reprochar al gobierno, si tienen mucho que ver en como se desarrolla el país. Pobre Jorgito Bush, supuestamente es el presidente más impopular que haya tenido los Estados Unidos. El tiempo y la historia dirán lo bueno o lo malo que fué. Creo que mejor debió dedicarse a la crianza de ganado en Tejas, lol.


Estados Unidos y su gente, tenemos muchas esperanzas en su mandato que hoy comienza. Felicidades Barack Obama y Joseph Biden.

domingo, 18 de enero de 2009

Los Inmigrantes de EE UU en San Miguel

En la edición de hoy del periódico El Correo. Dos Mundos se Cruzan en San Miguel. Me encontré el siguiente artículo. Me pareció interesante porque por acá en EEUU se habla de los inmigrantes mucho. Claro que no se compara el tipo de inmigración porque los inmigrantes de San Miguel. (A ellos les gusta que les digan expatriados. ¿Será que inmigrantes suena peyorativo?) Nosotros somos fuerza de trabajo en EE UU y ellos son jubilados en climas cálidos en el centro del país con educación, dinero y ganas de cambiar las cosas. En fin, se los dejo para que lo lean y formen su criterio.

martes, 13 de enero de 2009

José Vásquez Bravo


Antier por la tarde, recibí una llamada por teléfono de José Vásquez. Si, de nadie más y nadie menos que un compañero de la secundaria. Hace como treinta años que no lo veo y en la conversación que tuvimos por teléfono, parece que nunca dejé de verlo. Es el mismo José que conocí a los doce años de edad.

Ahora vive en Tejas. Cerca de la ciudad de Houston según me explicó y sigue siendo católico pues acababa de salir de misa. Hace ya más de dos años que no asisto a la celebración de la eucaristía como dirían los más católicos de mi pueblo. José se ha casado y divorciado y vuelto a casar. Tiene un hijo solamente de catorce años de edad. Platicamos de otros compañeros de la escuela de quienes yo ya no me acordaba de su existencia. Él si porque como vive cerca de donde ellos son, tiene contacto con ellos. Había un muchacho que le decían al pobre "el piquito de oro" porque tenía arreglados los dos dientes del frente en oro como lo hacían antes y según la gente eso se veía bonito, jejeje. En realidad éste muchacho se llama Antonio, mucho mejor nombre que el apodo. Así también me preguntó por Martín Galeana. Que hasta donde yo estoy enterado, está preso en la cárcel. No se donde pero se que supuestamente vendía cocaína. Imagínense, Martín era el director de una escuela primaria de un rancho cerca del pueblo pero, terminó en la cárcel junto con otras personas. No se por cuanto tiempo estará en prisión pero me imagino que unos diéz años. José era muy buen amigo de Martín.

José me hizo recordar muchas anéctodas que ya había dejado en el olvido pero que en su mente, viven. Fué en su casa de San Guillermo cuando yo por primer vez probé birria de chivo. La verdad que me la comí pero, no es comida que me guste o quiera repetir.

Ojalá estemos en mejor comunicación con José y me despedí deseandole un muy felíz y próspero, dos mil nueve.

jueves, 8 de enero de 2009

Mi tío Chava tiene un marcapasos


Así es, mi tío Chava comenzó el año con un marcapasos... que le marca el corazón.  Él ha tenido ya muchos años con problemitas del corazón.  Padecía de taquicardia ya por años y finalmente le tuvieron que insertar un marcapasos.  Parece que se lo han puesto unos días antes de la Navidad en León, Gto.  La operación salió muy bien según me he enterado pues al día siguiente ya estaba en casa descansando.  Ya lo han llevado de vuelta a León a quitarle las puntadas de la operación y mi tía Lupe ya lo ha visto y me dijo que lo vió en muy buen estado de salud.  No tanto de ánimo porque mi tío Chava es medio pesimista.  Él es hermano de mi madre, el segundo hijo de mis abuelos después de mi madre y ahora, el mayor de mis tíos y familiares.  Tiene siete hijos e hijas, varios nietos y a uno de esos primos no lo he visto en veintinueve años.  Hugo vive en California pero nos hemos distanciado un poco como susede en tantas familias debido a la enmigración.  
Finalmente, espero que ese marcapasos le de unos años de vida más a mi tío Chava. 


domingo, 4 de enero de 2009

Los Santos Reyes



Melchor, Gaspar y Baltazar son los nombres de los Reyes Magos de Oriente que fueron a ver al niño Dios recién nacido. ¡Qué alegría e ilusión traen los reyes magos de Oriente a los niños. Ya para éstas horas los niños están escribiendoles su "cartita" pidiendoles un sinúmero de juguetes y hasta ropa y calzado. Mis listas crecían cada vez que veía yo un juguete en la tienda de Chevito Saldaña o en la tienda de mi tío Mon que rentaban las hijas de don Zerapio Razo. Yo quería un tren de pilas, pelota, soldado que toca el tambor, zapatos con hebilla, pistolas, troca con costalitos de plástico, coche de cuerda y así, mi lista de juguetes que quería se hacía larga, larga. Luego era pintar (darles brillo) los zapatos y ponerlos en un lugar en donde se vieran para que los reyes no los dejaran de ver y poder colocar los juguetes. Regularmente los colocabamos junto al nacimiento o un una banca en el zaguán de la casa con su cartita dentro del zapato. Era noche de no dormir pues con la expectación de querer ver a los santos reyes, no dormiamos. A mi me trajeron una carcacha de cuerda que hasta el día de hoy, conservo como un apriciado tesoro. Me divertí mucho con ella y se encuentra en perfecto estado. Será porque no eran juguetes hechos para un día. Además, les teníamos que poner sus cubetas con agua para los camellos pues según nosotros, llegarían sedientos de andar por todo el mundo repartiendo juguetes. En esa época yo nunca supe de la existencia del pobre de Santa Clos. Que no se por que le decimos "Santa" Clos si es un hombre bien panzón que sufre del pecado capital de la glotonería. El hecho es que hasta que vine a los EEUU fue que me enteré que por acá no celebraban eso de los Santos Reyes que en mi opinión es más bonito pero, es solo mi punto de vista.




También hacían la cabalgata de los Santos Reyes por todo el pueblo. Esa se hace el día seis de enero y es representada por niños vestidos de Melchor, Gaspar y Baltazar y todos van a caballo. Regalan juguetes y muchos caramelos y colaciones a los presentes. Es bonito ver a los niños con sus rostros iluminados por la inosencia de la infancia y llenos de ilusión. Lástima que hay niños muy pobres que nunca verán, ni se ilusionarán, ni tendrán un juguete entre sus manos. Que pasen todos, un muy felíz día de los Reyes de Oriente.

jueves, 1 de enero de 2009

El Año Viejo

Me estaba acordando de la representación del año viejo por los pueblos del Bajío guanajuatense. Ya para el mes de diciembre se les ve en las casas particulares. Muy monos los viejos sentados en las azoteas de las casas. El año viejo es representado por un monigote vestido de trapo. Vaya, algo así como un espantapájaros pero el año viejo es un viejito, si, la representación de una persona de edad sentada en una silla. Tiene su máscara y esta vestido. Con su pantalón, camisa, paliacate, sombrero y toda la cosa.
Al terminar el año viejo, doblan las campanas y luego repican al iniciar el año nuevo. Es entonces que se ha de quemar al viejo. Entre ponches, risas y alegría se recibe al año nuevo. No deben faltar ni las uvas ni una buena garnacha. Eso es indispensable.

Ahora les pongo un doble/repique de las campanas de mi pueblo. En ésta ocación hiban a sepultar a una señorita que había fallecido. En el pasado se daban dobles a todos los adultos. No se porque ahora les hacen combinación de doble repique. Recordemos que la gente aunque soltera, comete grandes pecados. En fin, disfruten de un muy felíz y próspero año de dos mil nueve.
video