lunes, 16 de marzo de 2009

El Barrio


Ayer por la noche, Jerry y yo fuimos al restaurante Barrio. Se encuentra en la zona de Capital Hill en Seattle. Es un nuevo restaurante supuestamente mexicano que recientemente abrió sus puertas al público. El lugar es impresionante, la puerta de la entrada, pareciera de una hacienda de Nueva España o del México independiente. Sillas que parecieran hechas de mezquite y pesadísimas y como ambiente para la iluminación, nada más y nada menos que trescientas noventa veladoras. Imagínence el tiempo que tardan en encenderlas. En fin, que llegamos al lugar, ordenamos margaritas, no estaban mal pero pudieran hacerlas mejor. Luego ordenamos una supuesta "paloma". No es una de esas aves que revolotean por los templos, no, se trata de una bebida que contienetequila, refresco de toronja, jugo de limón y sal. No esta que digamos mal pero, las margaritas son mejores. Será que son mejores porque son de jugo de limón natural o simplemente preferencia.
Comenzamos con un "abre boca" de un chile relleno. Era un chile poblano relleno de calabaza, queso manchego, crema y aceite de chile habanero. El chile estaba frito con una capa de harina. No tenía mal sabor y si, era picante.

Luego, decidimos probar otro aperitivo. Escojimos uno con supuestas setas silvestres. La verdad que no sabían a nada en especial y estaban servidas sobre unas enfrijoladas con frijoles negros borrachos. Sabía algo así como "alimonados". No estaban mal, no, pero no eran nada especial. Le pregunté al mesero o camarero que si el queso fresco era de la zona y me respondió que no, que era importado. Eso no es verdad, porque los quesos en México son hechos sin pasteurizar y en EEUU no permiten la entrada en importación de productos lácteos sin pasteurizar. Debió ser un tipo de queso que ellos llaman fresco y es de marca "El Mexicano". Es horrendo.

Para la entrada yo pedí una pechuga de pollo asada con un pastelillo de masa en pipián de avellanas. No estaba mal y si la pechuga estaba en su punto. Deliciosa. Mi amigo pidió unas chuletas de cordero. No de cordero de Dios, jejeje, de borreguito, de esos que andan en el campo. Se lo sirvieron con especias, chilacayote, chile poblano y cebolla caramelizada. Despues de tres bebidas y toda esa comida nos sentimos satisfechos. La chica que nos atendió fue de lo más amable aunque nos preguntó cincuentamilvecesquecomoestabacadacosaquenossirvió. Un poquito menos debió preguntarnos pero en fin, Barrio no es un restaurante que sirva la verdadera comida mexicana pero, no esta mal. Tiene mucha influencia supuestamente del noroeste pero yo no se. En fin, buena suerte a éste magnífico espacio y mejor suerte a su comida.

3 comentarios:

C.Ruiz dijo...

A veces los restaurantes especializados en el extranjero son así, se aproximan a la cocina original pero se adaptan al lugar donde se encuentran.
Por lo menos la margarita no estuvo mal, la única vez que he pedido aquí una, la mandé de vuelta a la barra porque era agua con alcohol, malísima.
Saludos cairotas

Alfredo dijo...

Ja, a veces es preferible prepararlas uno mismo en casa. Así, no hay desepciones ni se siente uno "robado" por así decirlo.

Saludos cordiales,

Alfredo.

CITL@LLI dijo...

SIEMPRE LO HE DICHO NO HAY NADA COMO LA COMIDA HECHA EN CASA, PERO NO ESTA NADA MAL TOMARSE UNAS PALOMAS EN UN LUGAR CON MAS DE 300 VELADORAS
ME LEI TODO TU BLOG MUY BUENO E INSTRUCTIVO.