domingo, 10 de enero de 2010

Llamada a misa de doce en Pueblo Nuevo, Guanajuato.


En la parroquia de San Antonio de Padua en Pueblo Nuevo, Gto., ese día, se celebraba una misa especial para bautizar a tres jóvenes que sus padres no los habían llevado a bautizar de infantes. Es lo que me supongo porque los chicos parecían tener unos veinte años de edad. Es la primer vez que veo que se bautiza a tres adultos. También celebraron su confirmación y su primera comunión bestidos todos de blanco.


Victoria, la niña menor, gran esperada por todos y tercera hija de mi prima Rebeca Ramos y su marido Luis Gallardo, también fue bautizada ese día. Fué su madrina mi única tía, la hermana menor de mi madre, Ma. Guadalupe González Ramos y abuela materna de la niña.


Los bautizos los realizó el Sr. Cura Javier Medina Prieto, explicando a los padrinos, su relación y compromiso espiritual para con los ahijados. Fué una celebración un poco larga y con cantantes que anteriormente yo no había visto ni sabía que cantaban. Gente de mi pueblo que son fervorosas mujeres.



Al final, como es la tradición en mi pueblo, los padrinos y en éste caso la madrina, lanzó en el atrio de la parroquia un buen puñado de monedas para los niños. Todo mundo contento y recogiendo las monedas después de tan singular celebración.



Gran jolgorio y festín hubo después del bautizo. Mucha comida, amistades, regalos y alegría. Finalmente y como postre, nieve con acitrón de viznaga, deliciosa. Felicidades Victoria, bienvenida a tu familia.




Fina, llamando a misa de doce en la parroquia de San Antonio de Padua del pueblo. La llamada no es completa, se me terminó "la memoria" de la cámara al final.

4 comentarios:

Bob Mrotek dijo...

Alfredo,
Creo que tienes el corazón de un poeta.

Alfredo dijo...

Ja...¡Por Dios Bob! Nada de eso.

Saludos.

Anónimo dijo...

saludos alfredito, visito tu bitacora com mucho gusto e interes
por que es muy iteresante e ilustrativo de nuestro
querido pueblo nuevo
saludos a tu tio chuche
de mi parte

j.c celio

Alfredo dijo...

Carmelo:

Mucho me agradan tus visitas y mejor si te hacen volver a revisar lo escrito. Más me alegra que te divierta y sirva de algo, aunque sea solo como ejercicio de lectura.

Te saludo a mi tío de tu parte,

Saludos cordiales,

Alfredo.