domingo, 12 de julio de 2009

Chicago maravilloso



He regresado de la llamada ciudad de los vientos, Chicago, lugar en donde viví parte de mi vida. Volver a Chicago es como volver a casa. Me siento totalmente como parte de la ciudad pues la conosco de cabo a rabo. Estuve visitando a mis queridos hermanos, sobrinas, sobrinos y cuñados, sin olvidar a mi tío Jesús que estará una temporada por esa maravillosa ciudad. Me la he pasado "bomba" por una semana. Mi hermana y mi cuñado Jaime me han llevado a visitar un parque botánico que mantienen muy bien cuidado. Eso si, para entrar cobran veite pesos de los de acá por coche, caro creo yo pues es un jardín, bonito y bien cuidado, pero nada espectacular que digamos ni se parece al jardín del buen retiro de Madrid que es gratis y muy hermoso. También me llevaron a Six Flags Great America, lugar de juegos mecánicos que le dan a uno un susto lleno de adrenalina por unos segundos. Nos hemos trepado a algunos que no recuerdo los nombres pero que le sacan el susto a varios. Muy divertido.



La ciudad ha cambiado como todo, muchísimo pero, para bien de sus habitantes. En las últimas veces que he tenido la oportundad de estar por allá he visto el progresivo cambio de la ciudad y sus maravillosos barrios. Ya no es el Chicago que conocí hace un cuarto de siglo, no, ahora se ha convertido en una ciudad de primera, muy cosmopolita e internacional. La ciudad se ha gastado millonadas en su propia "recuparación". Han embellecido calles y avenidas, parques y edificios. Vi un nuevo, elegante y flamante rascacielos que supuestamente es de un señor muy rico llamado Donald Trump. La nueva torre creo que se llama Trump Tower Chicago y es un hotel de gran lujo y alberga también condominios para la gente rica. Creo que solo le veré de lejos y se le ve muy bien.


Di un paseo por el centro de la ciudad, (mi buen amigo Bob Mrotekcreo que no reconocería la ciudad que lo vió nacer y crecer) por el gran parque del milenio y por la avenida Michigan hasta la torre del agua o Water Tower. Símbolo emblemático de Chicago. También andube por la calle Clark, desde la avenida Diversey hasta la Belmont. Luego por Halsted hasta la Wilson, a un costado del Colegio Harry S. Truman. Escuela que me trae muchos y gratos recuerdos. Fue allí en donde comenzé a estudiar el idioma inglés, fotografía, cerámica, psicología, natación, matemáticas y muchos prerequisitos para entrar a la Universidad de Washington.


Es increíble ver que el servicio de transporte de CTA o Chicago Transit Authority sigue en pie y a paso firme. Estan en remodelación la mayor parte de las paradas del tren. Esta en contrucción todas las plataformas de las estaciones y las están haciendo de cemento. Se ve bien aunque yo prefiero las de madera que tuvieron por tanto tiempo. Creo que eran o le daban un toque de originalidad a la CTA. En fin, que todo cambia y la ciudad de Chicago también.



Viajando por el Lake Shore Drive se puede ver las playas llenas de bañistas a quienes les encanta asolearse en sus calientes arenas. El lago Michigan se le ve como un mar, enorme y muy frío aunque sea en pleno verano. Muy bonito.


Para terminar ésta entrada, Chicago es una de las ciudades "candidatas" para los juegos olímpicos de verano de 2016. Buena suerte en la elección, eso pondría a ésta magestuosa ciudad, en la mira de todo el planeta, suerte.

2 comentarios:

Bob Mrotek dijo...

Ah Chicago, la ciudad de mi natalidad. Estuviste en mi bario, Logan Square cerca Avenidas Diversey, Milwaukee, y Kimball. Estoy enamorado con Mexico y mi patria chica de Irapuato, Guanajuato pero te admito que a veces extraño mucho Chicago. Gracias Alfredo.

Alfredo dijo...

Creo que sí Bob, me hospedé en Rogers Park, cerca de la Universidad de Loyola.

Saludos cordiales,

Alfredo.