domingo, 19 de diciembre de 2010

Las Posadas en mi pueblo.

La Navidad ha sido de mis épocas favoritas de siempre. No se por que, puede ser por los olores de la temporada a los belenes y nacimientos , la comida, las piñatas o el frío. Me gustan las posadas acompañadas de una bebida bien caliente y si tienen piquete, mejor. Recuerdo que las posadas las comenzaban a celebrar en el pueblo desde el dieciséis de diciembre con la culminación el veiticuatro con una misa de gallo. Eso de la misa de gallo es lo que más me gusta, ir a la media noche a la celebración de la eucaristía. Recuerdo que siempre era el padre vicario quien nos acompañaba en las posadas, yo no recuerdo nunca haber visto al señor cura. También cuando se sepultaba a un difunto, era el padre vicario el responsable de ir al cementerio a dar la última bendición y oraciones de difuntos. Ahora es casi un verdadero milagro hacer que un sacerdote vaya al panteón a bendecir el sepulcro y a orar las oraciones de difunto. Eso ya no existe para la gente común y corriente como yo.

Creo que me he ido en la tangente pero al grano, las posadas las celebramos en el pueblo desde hace ya muchos años. Me enteré que la virgen María y Sr. San José que se paseaban por el pueblo en andas para la época, pertenecían a Cande González (parienta de mi abuelo) y Jesús Gallardo. Ahora son de Judith Gallardo González, su hija. La última vez que vi la celebración de las posadas, fue en 2002 porque el año pasado que estuve en el pueblo, yo pensando que pasarían por la calle por la noche como siempre, me enteré que pasaron a las cinco de la tarde. Ya cuando salí, todo había pasado y solo se podría observar, una verdadera verbena popular por la calle. Los tiempos cambian y las costumbres también.

También recuerdo que íbamos a la tienda de "Chevito" Saldaña o con Cele Aguilera a comprar velas para las posadas. Chelito mi hermana era la que siempre andaba en eso de velas y recuerdo una vez que compró unas velas de parafina de colores. Yo las veía tan maravillosas, que tenía que comprar una yo también por veinte centavos. Volviendo a las posadas, (que me siguo saliendo del tema) iniciaban en las calles de norte a sur por la calle de Vasco de Quiroga y continuaban así hasta terminar el pueblo en la calle de Ignacio Zaragoza y continuaban por las calles de oriente a poniente para el último día, terminar con la calle de Francisco I. Madero que es la de la parroquia y así, finalmente regresar a los peregrinos a la parroquia.

Las posadas no son otra cosa que la novena de la Navidad. La ceremonia consiste en una procesión desde la parroquia a los barrios de la población y se lleva en andas a las imágenes de María y José guiados por un ángel, o los peregrinos. Las celebraciones de las posadas nacieron en América, en el virreinato de la Nueva España y de allí, se extendieron por toda América. Las posadas representan vivamente la escena del recorrido de los padres del Niño Dios por Belén y en donde nadie les daba posada, por eso el nombre. Durante la procesión, los participantes caminan detrás de los peregrinos con velas encendidas y rezando el santo rosario. Llegando a las casas determinadas, se solicita la posada aunque será negada una y otra vez. Las posadas se escenifican con un diálogo de coros; una corte de pastores suplicando hospedaje para los peregrinos y la otra parte, dentro de la casa negándoselo aunque, a diferencia de lo que ellos en realidad pasaron en Belén, en América finalmente se abre una puerta de una casa en la que se ha acordado darán posada, pasan a dar posada a los peregrinos. Así comienza la fiesta con aguinaldos, piñatas y bebidas calientes.


Cada casa que participa es decorada con faroles multicolores, flores, adornos navideños, (no crean que es como en EE.UU. que todo es decorado con rojo, verde y viejos panzones producto de la cocacola) multicolores, heno, musgo, nacimientos o belenes, pingüicas, colaciones, limas, cañas, naranjas, guayabas, etc. Cuando el cortejo se va acercando cantando villancicos y creo que rezan el santo rosario, las luces se apagan en la casa y solo dejan encendido un farol o una vela en la puerta. El recorrido transcurre por toda la calle y en muchas casas en donde niegan el hospedaje a los peregrinos y termina en la casa que abre la puerta no solo a los peregrinos, sino a todos los participantes y regalan con abundancia aguinaldos. El dar colaciones, caramelos, cacahuates y frutas de la época a los niños es muy popular. Recuerdo haberme comido alguna mandarina toda apachurrada por los golpes que la pobre fruta se llevó al lanzarla a la muchedumbre. También recuerdo haber visto y olido, pelos chamuscados de las niñas y haber visto la maldad de unos niños en chamuscar a propósito el pelo de las niñas.

En los patios de las casas o a veces en la calle, se cuelgan las piñatas, la tradicional es la que tiene la forma de una estrella de siete picos y que cada pico representa, uno de los pecados capitales, que son siete.

Los siete pecados capitales son:
La pereza, la soberbia, la envidia, la avaricia, la lujuria y la gula.

El romper cada pico de la piñata representa vencer al pecado y recibir los dones de Dios representados por la fruta y las colaciones que caen al romper la piñata. Las piñatas en México son para la época de la Navidad y nunca para los cumpleaños. Esa costumbre no se de donde es porque no tiene NADA que ver con el fin para lo que fue hecha la piñata.

La petición de la posada se hace de la siguiente manera:

Fuera de la casa y cantando:

En el nombre del cielo,
os pido posada,
pues no puede andar
mi esposa amada.
Se responde dentro de la casa:

Aquí no es mesón
sigan adelante
yo no puedo abrir
no sea algún tunante. (Pícaro, bribón, taimado).

Fuera de la casa:

Venimos rendidos
desde Nazaret;
yo soy carpintero
de nombre José.

Dentro de la casa:

No me importa el nombre
déjenme dormir
pues ya les he dicho
que no voy a abrir.

Fuera de la casa:

Posada te pide,
amado casero,
por solo una noche,
la Reina del Cielo.

Dentro de la casa:

Pues si es una reina
quien lo solicita
¿Cómo es que de noche
anda tan solita?

Fuera de la casa:

Mi esposa es María,
es Reina del Cielo
y Madre va a ser
del Divino Verbo.

Dentro de la casa:

¿Eres tú, José?
¿Tu esposa es María?
Entren peregrinos,
no los conocía.

Fuera de la casa:

Dios pague Señores,
su gran caridad
y los colme el cielo
de felicidad.

Dentro de la casa:

Dichosa la casa
que alberga este día
a la Virgen Pura
la hermosa María.

Así, termina el día de la novena de la Navidad por ese día. Se hacen buñuelos, turrones, confituras, tamales y la gente del pueblo, intercambia lo que hizo, sobretodo el día de la Navidad.

¡Felíz Navidad!

2 comentarios:

Maria G. Arreola dijo...

Feliz Navidad Alfredo y que tengas un 2011 lleno de Bendiciones!!
yo tb tengo muy lindos recuerdos de las posadas...
Los ponches,los adornos,los nacimientos adornados con ramas del arbol del Sabino,que tenia un olor delicioso...

Recuerdo que tu familia ponia un "Nacimiento" muy bonito,que segun tengo entendido pertecio a tu tio Mon(no se si sea vdd)pero eran unas figuras preciosas!!!

Gusto venir a saludarte!!

Hasta luego.

Alfredo dijo...

Igualmente a ti, ¡Feliz Navidad! y un próspero y feliz año 2011. ¿Recuerdas los faroles de papel que encendían con velas? Eso me gustaba ver muchísimo. Creo que las Medina hacían faroles o rentaban y si se quemaban, creo los cobraban. No recuerdo pero, se veía tan bonito. Los olores de huizache con tejocotes y limas (las verdaderas limas) son deliciosos también.

Los retratos que vez en la entrada, son del nacimiento de mi tío "Mon" Ramón Ramos Rivera. Son esculturas muy antigüas y los ángeles tienen aproximadamente ochenta años y son de cera de abeja.

Saludos cordiales,

Alfredo.