domingo, 23 de mayo de 2010

Morchella esculenta, la cazería






Hoy, fuímos otra vez al bosque en pos del alusivo colmenilla, el hongo morchella esculenta o colmenilla negra. Una de las setas de mejor sabor entre las setas comestibles y muy apreciado en la gastronomía mundial. En ésta ocación, llevamos de compañía a dos amigos, Heather y Jarret. Esposos que jamás han experimentado lo que es una cazería o recolección de hongos.






Primero, encontramos dos hermosos ejemplares y luego, por mucho rato, yo encontré veinte y Heather solo dos pequeñititititititos, nos daba risa el tamaño de los que ella recolectó porque parecían diminutas nueces. Finalmente Jerry nos pegó un grito para avisarnos su retorno. Le hemos preguntado por su suerte y vaya suerte. El recolectó más de sesenta hermosísimos ejemplares gigantescos de colmenillas. ¡Cuánto gusto nos dió! Aunque también pronto volvimos a nuestra triste realidad. Él los recolectó, nosotros no y debíamos seguir en nuestra búsqueda. Le pedímos a Jerry que nos llevara al sitio en donde él encontró su botín de colmenillas. Quizá hubiera no haber visto algunos. Cruzamos un arroyuelo y seguimos un antigüo camino en desuso. Al poco rato, nos llama para mostrarnos un manchón de hermosísimos ejemplares que acababa de encontrar y que con los brazos abiertos, nos dejaba recolectar. Un muy, muy noble gesto de su parte, gracias Jerry. Pero es que, ¡No dabamos crédito a lo que veíamos! Pareciera que vivíamos un cuento infantil viviente. ¡Por doquier veíamos colmenillas! Algunas de gran tamaño, otras en grupo, otra solitaria, alguna escondida entre las agujas de los pinos. Fué realmente como vivir una fantasía. Al terminar y después de aproximadamente unas dos horas, teníamos con nosotros tres grandes canastas repletas de los mejores ejemplares de colmenillas, podríamos regresar a casa retecontentos.






Terminamos la faéna de diversión con un almuerzo de pan francés, queso brie, salami, jamón, (ojalá hubiera sido jamón serrano) jitomate, cebolla, lechuga, mayonesa McCormick mexicana, mostaza de la gray poupon y chiles en vinagre. Delicioso. La verdad es que cuando uno sale al campo, los alimentos tienen un sabor más entero por así expresarme. Todo tiene un sabor increíble y con la satisfacción de haber encontrado tan hermoso botín, es aún más satisfactorio. No puedo esperar en volver en la busca del morchella esculenta, morchella deliciosa o del morchella elata que florecen en los bellísimos bosques del Noroeste de los EE.UU.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que impresionante quisiera probarlos. muchos besos y abrasos
desde chicago A.J.M.G.

Alfredo dijo...

Ven y los preparamos, acabo de verlos en la tienda y cuestan a 48 dólares por libra. Raros y por ello, costosos.

Saludos cordiales,

Alfredo.