martes, 7 de abril de 2009

El Martes Santo en Pueblo Nuevo Guanajuato y su ida a Salamanca.





Hoy es el martes santo de la Semana Mayor. En Pueblo Nuevo se acostumbraba ir de visita a Salamanca a la parroquia del Señor del Hospital. El Señor del Hospital es una escultura de pasta de caña de las de Michoacán que supuestamente, también donó Don Vasco de Quiroga desde Pátzcuaro, igual que la escultura de Nuestra Señora de la Candelaria del pueblo. Todas éstas historias parecieran leyendas. Al leerlas uno, se me figura que se está efectivamente, leyendo una leyenda fantástica y llena de imaginación ajena a la realidad.


Por éstas fechas, se hacían viajes especiales en camión hasta Salamanca. La gente se estaba en Salamanca todo el día y ya por la tarde, regresaba al pueblo, satisfechos de haber ido a visitar al Señor del Hospital y rogar o cumplir "mandas" por milagros que se desean o que se los ha hecho el Santo Cristo.

Recuerdo que mi abuelo me contaba que al llegar a Salamanca y naturalmente después de haber cumplido su cita con el Señor del Hospital, iban a comprar pan de leche, quesadillas y charamuscas de horno, etc y se iban a los baños. Supuestamente había no se en donde en Salamanca, un ojo de agua termal a la que acudía la gente a supuestamente sanarse. Ya ven que muchas cosas en México tienen propiedades curativas dicen y la gente les creé.



Como mis tíos Salvador (Mano o Lolol) y mi Ramón (Mon) Ramos eran los propietarios de la línea de camiones que circulaba primeramente a Salamanca y con el tiempo a Irapuato, cuando éste tomó más importancia comercial en la región. Naturalmente que todo Pueblo Nuevo iba a Salamanca y era como un día de paseo. Supuestamente mi abuela Mamá Toña Ramos iba a visitar a su nana que era y vivía en Salamanca. Se llamaba la señorita, Gerarda Olivares y parece que llegó a Pueblo Nuevo como asistente del señor cura Fray Angel Manuel Gazca al inicio del curato local de mi pueblo. Fue la nana de mi bisabuela Antonia Rivera Mota y luego de mi abuela al morir su madre. La cuestión es que la visitaban y le llevaban provisiones. Chocolate, piloncillo, arroz, canela, azúcar Et cétera y de paso, la visita obligatoria a los templos y parroquias de Salamanca. Era toda una fiesta el ir no como ahora, que es una simple visita que se hace como a cualquier pueblo y en menos de lo que canta un gallo. Los caminos no son lo que fueron y es muy fácil el ir y venir.




Mi abuela a la edad de tres años y su nana, Gerarda Olivares, su mamá Gerardita de mi abuela.

Naturalmente que también iba mucha gente a pagar sus mandas a pié, en peregrinación. Mucha gente pasaba por el pueblo que venían desde las poblaciones cercanas al pueblo de Abasolo. Venían y paraban de paso por la parroquia del pueblo, había repique de campanas como a eso de las dos o tres de la tarde. Veíamos a los peregrinos con cansancio reflejado en sus rostros sudorosos y llenos de tierra. Recuerdo claramente ver a las mujeres con zapatos de hule cuando yo era niño, falda y rebozo y a los hombres de huarache. Portaban banderas de sus congregaciones y entraban al pueblo cantando a Dios. Eran peregrinaciones largísimas. Me figuro que venían de pueblos tan distantes como El Zorrillo, San José de Peralta, La Labor de Peralta, La Mugre, El Brete, Boquillas, Rancho Nuevo de la Cruz, Las Masas, La Laguna Larga, Bernales, Las Guadalupitas, Las Crucitas, La Tinaja de Bernales y todos esos ranchos cercanos. Creo que en la actualidad, muy poca gente va a Salamanca a agradecer los favores y gracias al Santo Cristo del Señor del Hospital. Creo que se debe a la falta de fe en la gente y me incluyo. Cada vez es menos la gente que tiene fe en santos y más en los doctores y la ciencia. La evolución del conocimiento indudablemente, ha mermado la creencia en la gente. 

También creo que la falta de peregrinaciones es por la falta de liderazgo por parte de los padres o presbíteros. Si ellos no organizan a la gente, como es que la gente lo va ha hacer, sin autorización ni liderazgo. Creer en Dios no esta mal ni es en vano. Creo que la iglesia si es un control social pero, al mismo tiempo, no lo hace por querer hacer el mal, es por el bien de la humanidad desde su punto de vista. Somos libres de decidir si queremos ser ateos, agnósticos o "hermanos" de los Testigos de Jehová, tu decides.





Por otra parte, creo con firmeza que el gobierno tiene la obligación moral de ayudar económicamente a la iglesia en México. Nos llena de orgullo lo que fue y el gobierno saca provecho del turismo religioso pero no apoya con un centavo a la iglesia. Los templos están en un abandono y deterioro impresionante y sin dinero, como los restauran. Ya no se da el diezmo a la iglesia, ahora se cobra el IVA (Impuesto al valor agregado) y nada de ese capital es gastado en la iglesia. Los padres son de gran ayuda a la población. Nos guste o no, son ellos como nuestros psicólogos espirituales. A ellos se les pide consejo en lo moral. A ellos se les pide nos den paz en tiempos de dolor y todo el mundo les achaca que son millonarios. ¡Por Dios! Los párrocos no pueden tener posesiones en México y punto.

Me encontré la leyenda del Cristo negro de Salamanca y aquí lo tienen para que lean. También otra página con la leyenda que es de lo más interesante.

La ciudad de Salamanca en la actualidad, la hemos convertido a una ciudad sucia, sin armonía arquitectónica. Todas las casas de la época de la colonia, han sido destruidas y reemplazadas por cubos de concreto sin ningún estilo o por estacionamientos. Las nuevas casas son calurosas y fierísimas con toda la mano. En fin, ese es mi punto de vista pero, no estoy aquí para dar sermones.

Si alguna ocasión tienen la oportunidad de visitar Salamanca, es obligatorio pasar a visitar el templo agustino de San Juan de Sahagún. Obra arquitectónica de la Orden de San Agustín, que fue creada en el siglo XVI. Contiene retablos del mejor barroco de México hechos en la ciudad de Santiago de Querétaro. Dorados en hoja de oro y extremadamente hermosos. Recuerden que el templo cierra sus puertas de tres a cinco de la tarde, no lleven pantalón corto como buen "cocacolo", no los dejarán entrar. A un costado del templo, se puede visitar lo que fue el claustro menor del convento y que ahora alberga a la casa de la cultura de Salamanca. En el claustro mayor y una vez que las leyes de reforma fueron puestas en efecto, fue utilizado como cárcel municipal, campo deportivo y creo que hasta funcionó como escuela. En la actualidad, alberga el Centro de las Artes de Guanajuato.

El Centro de las Artes de Guanajuato fue inaugurado por sus majestades, los reyes de España Don Juan Carlos y Doña Sofía.

En el Centro de las Artes de Guanajuato, enseñan todo tipo de clases, seminarios, diplomados, música, danza, teatro, artes visuales, literatura y conferencias relacionadas con las artes.

También tienen clases de artesanías, como por ejemplo cera escamada, joyería tradicional barroca de Guanajuato, ceriescultura, vidrio emplomado, creación de alebrijes y creo que hasta cestería. Eso fue hasta dos mil dos. No se a la fecha que clases ejercen pero supongo que, siguen con paso firme. Adelante.

4 comentarios:

Benja-Xocoyotl dijo...

Mi siempre estimado Alfredo,

Tengo esta vez, varios comentarios. Uno, que pido permiso a que pueda copiar este POST en el blog que tengo de El Señor del Hospital, no se si sabrás que este año, el pasado Martes Santo, se inició su año Jubilar, pues se celebran los 450 años de la llegada del Cristo Negro a Salamanca. Yo tengo el sito (NO OFICIAL) al respecto, y creo que tu testimonio será valioso allí.

Quiero hacer una aclaración: El Templo de los agustinos se llama San Agustín, el Convento es de San Juan de Sahagun, santo patrono de Salamanca, España, por cierto.

Una nota al margen, veo que te gusta el pan de por acá, bueno, olvídate de la Espiga y de la Santísima, la próxima vez que vengas, procura el Tolentino, está a una cuadra del mercado, y verás lo que es bueno!

Te saludo desde el Bajío donde hace mas calor que en Acapulco, pero sin playa... solo por unos días mas, seguramente, luego de San Isidro (en Cerrogordo) las cosas cambiarán, es decir, comenzará la lluvia!

Alfredo dijo...

Benja:

Adelante, es un honor y me da gran satisfacción.

Lo del año Jubilar si lo sabía aunque soy ignorante y no tengo tanta información al respecto. Visitaré su página en la güeb.

Imagínese, no se bien los nombres pero se agradece la corrección.

El pan de Salamanca es de lo mejor. También hay una panadería en Salvatierra en donde labran pan de la ciudad. Por ejemplo diablos y condes y demás que no recuerdo los nombres.

Así que la panadería Tolentino...muy bien, la visitaré en mi próximo viaje.

Saludos cordiales,

Alfredo.

Benja-Xocoyotl dijo...

Hola de nuevo. Volví a entrar en tu página y leyendo de nueva cuenta lo que comentas, me doy cuenta de que ya conoces mi OTRO sitio. Ese al que tu das link, es precisamente al que me refiero. En la próxima semana tendré entrevista con el Sr. Cura de El Señor del Hospital y tal vez se haga oficial el sitio en relación al JUBILEO de la imagen. Allí habrá una sección que se llamará algo asi como "CUENTAME TU HISTORIA CON EL SEÑOR DEL HOSPITAL" y mira lo que son las casualidades, la tuya será la que inicie esa serie.

Por otro lado leyendo lo de tu escuela, el que hayas usado la palabra PARVULITOS me hizo recordar mil cosas.

Benja-Xocoyotl dijo...

Alfredo: esas aguas termales que mencionaba tu abuelo se encontraban en un pozo artesiano que se localizaba al frente del Templo de San Agustín, en donde estuvo una plaza, que era menos de la mitad de la cuadra y en el resto se levantaba el mercado municipal.

La primera parte de tu relato, el que menciona la visita el Martes Santo al Señor del Hospital la subí ya al blog, que es el mismo que mencionas en el post, allí la podrás ver.

Mil gracias!