martes, 24 de noviembre de 2009

De visita en Vancouver, Columbia Británica, Canadá.





En la visita que realizó mi tío Jesús al Noroeste de E.E. U. U. en un fin de semana lluvioso, visitamos a la gran Vancouver. La Ciudad de mayores dimensiones en el oeste de Canadá y que tiene un puerto de mucha importancia para la región oeste del país vecino del norte. El viaje desde Seattle al centro de Vancouver es de aproximadamente dos horas y media. Nos tocó un día muy lluvioso y estubo lloviendo todo el tiempo que estuvimos de viaje. Desde Seattle hasta Vancouver. En Vancouver la temperatura se mantuvo algo fresca, dimos varias vueltas por las calles para finalmente estacionarnos en una céntrica calle y andar por el centro. Visita casi obligatoria fue el ir a la catedral católica por supuesto de Vancouver.

Después de visitar el sagrado sitio, nos fuimos a una cafetería a tomarnos un chocolate bien caliente para que nos quitara el frío que se sentía. Nos regalaron un chocolate oscuro para acompañar con el chocolate de mesa y terminé comprando una caja de chocolates y un paquete de café El Espino de El Salvador. La cafetería se llama Mink. www.minkchocolates.com

Me sorprendió mucho el ver que muchísimos de los habitantes de Vancouver son de descendencia oriental e indúes. Vimos a muchísimos orientales y negocios chinescos que hacen que Vancouver paresca una ciudad hermana a Pekín o a Hong Kong. Debe ser porque como Inglaterra tuvo al territorio y puerto de Hong Kong en su poder por muchos años, una vez entregado de regreso a China, miles de orientales se refugiaron en Vancouver. Hace a la ciudad muy, pero muy diversa. Regresamos a Seattle ya de noche, satisfechos de haber visitado tan cosmopolita y oriental ciudad de Vancouver, en Canadá. El año entrante, Vancouver celebra con regocijo a los famosos juegos olímpicos de invierno. Será un sitio lleno de gente de todo el mundo y punto de encuentro deportivo. Ojalá regrese pronto.







Después de visitar el sagrado sitio, nos fuimos a una cafetería a tomarnos un chocolate bien caliente para que nos quitara el frío que se sentía. Nos regalaron un chocolate oscuro para acompañar con el chocolate de mesa y terminé comprando una caja de chocolates y un paquete de café El Espino de El Salvador. La cafetería se llama Mink. www.minkchocolates.com

Me sorprendió mucho el ver que muchísimos de los habitantes de Vancouver son de descendencia oriental e indúes. Vimos a muchísimos orientales y negocios chinescos que hacen que Vancouver paresca una ciudad hermana a Pekín o a Hong Kong. Debe ser porque como Inglaterra tuvo al territorio y puerto de Hong Kong en su poder por muchos años, una vez entregado de regreso a China, miles de orientales se refugiaron en Vancouver. Hace a la ciudad muy, pero muy diversa. Regresamos a Seattle ya de noche, satisfechos de haber visitado tan cosmopolita y oriental ciudad de Vancouver, en Canadá. El año entrante, Vancouver celebra con regocijo a los famosos juegos olímpicos de invierno. Será un sitio lleno de gente de todo el mundo y punto de encuentro deportivo. Ojalá regrese pronto.



5 comentarios:

Bob Mrotek dijo...

Alfredo,
A mi me gusta mucho Vancouver. He estado varias veces y quiero volver una vez más. Gracias para el recuerdo :)

Anónimo dijo...

Que hermosa ciudad, me encantaría visitarla algún día. Saludos.
Erica Vela

JimNastic dijo...

Les agradecería que, si alguien lo sabe con seguridad, me informaran de si existe algún gentilicio ampliamente aceptado en español para los residentes o nacidos en Vancouver: ¿vancouveritas vancouverenses...?
Gracias,
Jaime

Alfredo dijo...

Erica, Bob:

En cuanto visiten Vancouver, háganmelo saber y nos veremos en Vancouver.

Alfredo dijo...

JimNastic:

Se les dice vancuverita y en inglés, vancouverite.

Saludos Jaime.