miércoles, 4 de mayo de 2011

En el día de las Madres, Otra Historia de Violencia Intrafamiliar.





Se acerca el día de las madres, como tengo varios días atormentandome al escribir ésto, se me ha ocurrido publicarlo para éste día. Por que son las mujeres las más afectadas en éste tipo de violencia, la violencia intrafamiliar.


Hacía tiempo que no iba de compras a ... "Lupe's Tienda". Una tienda repleta de productos originarios de América Latina y principalmente de México. La tienda se ha mudado en tres ocasiones desde que la encontré hace ya muchos años en Shoreline. También la Sra. Lupe a progresado y mantiene un órden admirable en el establecimiento. Es de los pocos establecimientos de productos comestibles que mejor organizado he visto. Ya ahora tiene hasta un pequeño taller en la trastienda en donde hace ropones y arreglos para los niños serán bautizados y para los que harán la primera comunión, quinceañeras y toda esa cursilería. Creo que también tiene arreglos de novia y santos de yeso, flores, banderas, veladoras, cazuelas, discos, pan, tamales, charales y muchas cosas que son difícil de obtener en otras tiendas de la ciudad.






Mientras "bobeaba" por la tienda sin buscar nada en concreto y leyendo envoltorios y demás. Me topé con un altar a la Santísima Vírgen de Guadalupe, ¡E N O R M E ! Bueno, enorme era la pintura y es el altar familiar más grande que he visto en mi vida. Creo que facilmente el oleo de la pintura de Nuestra Madona mexicana mide por lo menos dos metros de altura. 


¡La pintura es hermosa! La pintora la hizo con mucho cariño para un devoto que pronto se la llevarán a México. Supuestamente ya se la iban a llevar hace meses pero por azares del destino, se ha retrasado el envío y me ha tocado el poder admirarla.


Mientras la veía y admiraba la hechura de la imagen, se acercó la Sra. Lupe, propietaria de la tienda. Le pregunto que quién ha pintado tan hermosa imagen. Me comenta que la pintó su hermana, "para un encargo". 


Sobre la mesa que estaba al frente de la imagen y protegía a la pintura de que la gente no la tocara. Se encontraban unos marcos baratos con fotografías de la misma Stma. Vírgen. Le pregunto, ¿También vende éstos retratos? Me respondió que esos "cuadritos", eran regalados y solo se pedía a la gente, que diera una limosna para las mujeres maltratadas o la violencia intrafamiliar. Su hija Maritsa, fué víctima de ello y murió a los 32 años de edad, a manos de su marido. Por eso ella organiza una marcha, para recordarnos sobre los efectos nefastos de la violencia intrafamiliar. Tomé uno y di un donativo. La razón principal por la que lo hice, mi madre.


La niña, Ma del Consuelo González Ramos.


Lo que les contaré a continuación es muy triste. Vivió mi madre y mis hermanos menores, "Coché y el gordo" de niños en el rancho. En la granja de Don Pancho González y la Sra. Clarita Gonález, parienta ella de mi abuelo por lo González. La granja se encontraba, entre la El Gorupo o Loma Pelada y La Capilla. Nosotros los tres mayores, Chelito, Quela y yo nos quedábamos en casa de mis abuelos maternos porque asistíamos a la escuela primaria al colegio Gabino Chávez. Los fines de semana, y precisamente el viernes por la tarde era cuando íbamos de visita al rancho y nos llevábamos la ropa sucia para que mi madre nos la lavara. De regreso el lunes temprano por la mañana y antes de entrar al colegio, regresábamos en el camión "El Mandarina", que todo mundo lo conocía como "La mangarina" al pueblo y luego a clases. 
La casa en el la granja, treinta años después.


La casa, cinco años después de la última visita.

En uno de esos viernes que llegué al rancho. Recuerdo que entramos a la casilla, existía un portal con un cerco de alambre y sobre el cerco, siempre crecían los "quebraplatos" y las yedras, la cocinilla, se encontraba a un lado, (de veras que era una miniatura de cocina), que tenía una ventana y a un lado de la ventana, un duraznero que daba los frutos más deliciosos. Luego dos cuartos dentro de la casa. El techo era de teja, las puertas rojas y en cada puerta, una cruz gris pintada. Las paredes estaban enjarradas de un material que parecía como yeso o blanco de España. Había dos camas. Y en vez de mesa alguna, dos cajones. Uno era gigantesco, o eso me parecía a mi y el otro, un cajón de menores dimensiones que usaba mi madre como almacenamiento y como mesa para el cuarto. Existía un altar. Un altar a Nuestra Señora de los Dolores a la que no le faltaban flores silvestres.


Los Niños Ma del Consuelo y Salvador González Ramos. En su 1ra comunión.


Al abrazar a mi madre de la parte alta de las piernas, que en esa época era yo un chico de unos siete años. Ella no soportaba que le diera un abrazo. Le pregunté lo que le pasaba, y me dijo que mi padre la había golpeado y le había dado un machetazo con el lomo del machete. Las causas no las recuerdo en éstos momentos pero, era por lo regular, por tonterías que él no entendía como una persona común y corriente.


¡No daba crédito a lo que veía! Mi madre tenía la pierna, negra y con el moretón más grande que yo jamás he visto en toda mi vida. Era como de unos cuarenta centímetros de tamaño y levantado sobre el muslo de su pierna como una mano de metate o como un rodillo. La cosa más espantosa que yo había jamás visto. Me dijo que no fuera a decir nada a nadie. Por que ella temía represalias de parte de él. Yo recuerdo que a mis abuelos les conté cuando regresé al pueblo el lunes por la mañana. Aunque nunca pasó nada porque a todos nos tenía intimidados. Golpes y maltratos fue lo que recibí de él. No tengo ni un solo recuerdo de una caricia hacia mi. Yo le tenía pavor a ese señor. Viví traumatizado por años y más años. Mi madre temía que mi padre la matara y me lo contaba. Aunque éstas historias de la vida de casada de mi madre, son muchas y muy tristes todas.


Mi madre, una jovencita.


Quizá por ésto  y muchos maltratos más que pasamos de niños, es que sobre mi padre no publico absolutamente nada. No tengo NADA que hablar de él que sea positivo. Vivimos una niñez muy abusiva en sus manos. Mi padre era, "el candil de la calle y la obscuridad de la casa". 


Ma. del Consuelo González Ramos.


Dicen que el alcoholismo es una "enfermedad", yo no lo creo. Es una "enfermedad" que uno mismo acepta, deja o mata, pero uno mismo tiene ese control. ¿Cómo es que es enfermedad entonces? Para mi, es un vicio.  



              Mi padre, Alfredo Medina Cuevas en su juventud.


El alcoholismo y la falta de entendimiento del afectado es una fórmula horrorosa y con nefastos resultados en muchas ocasiones. Acaba con vidas ajenas y la propia si se abusa con demasía. A la Sra. Lupe le mataron a su hija y a nosotros, nos mataron el alma pero, a pesar de tan adversas circunstancias, hemos salido adelante. Con el soporte, de las mujeres de mi familia.      


Mi madre, mis hermanos y sobrinos. Un día muy triste, después del fallecimiento de Antonio Negrete Medina.

9 comentarios:

Bob Mrotek dijo...

Alfredo,
Es una historia muy triste pero gracias para compartirlo. Lo siento mucho amigo.

Anónimo dijo...

Alfredo, yo conoci a tu madre una persona muy buena y amable algunas veses con la mirada trite solo ella sabia su pesar Dios la guarde. se llego el dia d madres dia especial creo q para todos, para mi asta hace poco mas de tres anos cambio, hoy no quiero recordar este dia,ya que mi madre fallecio. lo que es el destino planie mis bacaciones para salir sabado 26,mi so de madrugada y llegar a leon alas 6 am con toda mi familia para esto el viernes antes de irnos al aereopuerto hablamos al pueblo y todo esta bien les dije la hora en q llegabamos. mi sorpresa al entrar ala casa de mi madre la en contre tendida habia muerto durante mi buelo de un infarto, a si que toda la fiesta de la cadelaria la belamos y resamos el nobenario por eso los que las tengan celebrenles y quieranlas. me saludas a Rafael ala mejor se acuerda de mi fuimos ala escuela en el mis salon era carrilla el canijo saludos a Quela y Chelo tu recibe mis saludos. Quique

Anónimo dijo...

saludos alfredo
visito tu bitacora seguido y es muy ilustrativa e inetresnte
yo soy de pueblo nuevo
saluda a tu tio chuche ya que yo no tengo forma de hacerlo
si puedes manda me correo

cace01@gmail.com
tengo un documento que no se si ya lo tienes es de bautizo de don german ramos

Anónimo dijo...

Fredo, yo sabia que mi querida prima Chelo sufria mucho pero nunca me imagine a tal extremo. Me sorprendio mucho y no pude contener las lagrimas. Estoy de tu opinion el alcolismo no es una enfermedad como dicen...porque con este pretexto las personas con este vicio se valoran y piensan que su comportamiento es por su enfermedad. Lo siento mucho porque ningun pequeno merece pasar por este tipo de abuso. Me orgulles saber que sobrepasaste esta etapa de tu vida. TQM! Tia Cristinita

Alfredo dijo...

Bob:

Así fué nuestra niñez, triste y más aún, la vida de mi madre. En fin que ya pasó pero el recuerdo sigue allí.

Quique:

¿Quién eres? Lo que cuentas es horrible. Ir al pueblo a visitar a tu madre para encontrarla tendida en su funeral. ¿Quién era ella? Se que conoces a mis hermanos y a mi tío pero, no te reconozco con solo el nombre de Quique. Dime quien eres.

Tía Cristinita:

En efecto, le pasaron a la pobre cosas, que creo no volver a publicar porque Quela se puso a llorar y la hice sentir muy mal. Desafortunadamente así fue nuestra infancia, muy triste. Creo que ustedes y nuestros tíos los hijos de mi tía Titi eran un escape de nuestro mundo. Vivíamos ansiosos de verlos porque nos hacían sentir muy bien y sobre todo, queridos al vernos.

Mi madre no quería, ni "verlo en pintura". Nos dió la libertad de verlo si queríamos y nos dijo, "Si Uds. quieren verlo, háganlo, él es su padre pero yo, no quiero nada con esa gente ladina". Pasó las de Caín con él por eso su reacción. Yo viví con mucho rencor por muchos años hacia él, a tal grado que no podía ni escribir mi apellido. Un día, platicando con mi madre, ella me dijo ésto: "Alfredo, tú no puedes ni escribir tu apellido y tu padre, te apuesto que de ti ni se acuerda. Él está con toda seguridad felíz en donde quiera que esté y tu no puedes ni vivir". ¡Qué razón tenía mi madre con esas palabras, desde entonces pensé, yo soy yo, por mi, por quien vive en mi, no por de quien soy hijo. A partir de ese momento, dejé de atormentarme aunque, no lo olvido y recuerdo varias cosas horrorosas que él le hizo a mi madre. Algún día le contaré algo que mi madre me contó ya en sus últimos años de vida y que hizo temblar al saber su verdad. Me dijo también que mis abuelos sabían absolutamente todo lo que ella pasaba porque ella les contaba. En fin que ésto es una historia de horror pero, aquí estamos.

No quise hacer llorar a nadie, la oportunidad se presentó al entrar a esa tienda y quizá, nuestra madona mexicana fue la que me hizo recordar en ésta fecha, lo que ella pasó. Si mi madre no está en el mundo para defenderse y decir su verdad, yo si estoy aquí para decirla. Nada me callará. Es la verdad, nuestra verdad.

Saludos cordiales y gracias por visitar ésta humilde bitácora que cuenta, tristezas y alegrías.

Saludos cordiales a todos,

Alfredo.

Anónimo dijo...

Alfredo, como estas espero que bien, me preguntas quien soy bueno tal ves no me recuerdes pero yo ati si,con una ves que te vi hace como 28 anos, le tomaste barias fotos a mi hermana excelentes. por cierto cuando la visito las busco para robarle alguna pero no las encuentro,ella se llama concepcion y mi mama se llamaba Amparo,maestra por muchos anos en la scuela Gen.Santos degollado,soy de la edad de Rafael, me recuerdo muy bien de chelo y claro de sus dos hijos Rogelio y toni bueno anos que no los veo eran unos ninos de 6 o 8 anos y de Quela cuando hiba a casa de mis papas que relajo y alegria buena para bailar. bueno Alfredo espero que me ubiques quien soy, saludos cordiales para ti y tu familia. Quique.

Anónimo dijo...

Alfredo.como estas espero q bien,mira yo en persona te he visto una sola vez hace como 25 o mas anos cuando le sacaste unas fotos a mi hermana, por cierto muy buenas fotos,a Chelo y Quela desde nino las mire en casa de mis padres, de esto hace como mil anos recuerdo a los hijos de Chelo Rojelio y toni tenian 6 o 8 anos imajinate cuanto tiempo,bueno te boy a decir el nombre de mi madre se llamaba Amparo y fue maestra por mucho tiempo en la scuela Gen.Santos degollado en el pueblo y mi hermana es concepcion tanbien maestra de la misma scuela espero q me ubiques saludos cordiales, Quique.

Anónimo dijo...

Alfredo
Que tristeza, mientras leía tuve que contener las lágrimas imaginándome por todo lo que pasaron ustedes, la verdad que madre tan valiente tuviste, que pudo educar tan bien a tantos hijos, a pesar del infierno que vivió. Siéntete orgulloso de ella

Saludos.

Erica Vela

Alfredo dijo...

Erica:

Orgullo tengo de haber sido su hijo, mucho orgullo y tuvo una valentía que sorprendía. Si la recuerdas, nunca fue una mujer "amargada", al contrario, siempre le sonrió a la vida. Nos decía ella que ... "No hay mal que dure cien años". Tuvo una cordura increíble y nunca lloró por llorar. Vivimos muchas cosas horrendas pero, aquí estamos.

Perdona que no haya publicado tu comentario con anterioridad, es que comenzaron a publicar notas nefastas y decidí controlar los comentarios. Hace tiempo que he estado muy ocupado y por ello tengo en el abandono a la pobre bitácora. Ya pronto tendré más tiempo de publicar sobre las cosas que me acuerdo.

Saludos cordiales,

Alfredo.